Si o no?


Sí o no? Que debo hacer? Buscar respuestas donde solamente encuentro preguntas no es la clave.

Responder al sentimiento? Dejarme llevar? Soltar el control?

Obedecer al razonamiento? Cerrar los ojos y el alma? Escapar de la tentación?

Si o no?

Disyuntiva confusa, en donde cualquiera que sea la opción, genera un sinsabor, una desazón, un y si yo hubiera.....?

Pero es una trampa, confusa, truculenta, estructurada por mi propia incapacidad de ver más allá de la aparente decisión, de esa disyuntiva falsa, de ese paradigma creado por mi mente.

Que debo hacer? Preguntan mis manos y se crispan ante la indecisión.